Viajar a Cuba

Ofertas de viaje a Cuba. Ven a disfrutar del Caribe en La Habana y Varadero. Un destino para relajarse y disfrutar.

Está usted en: SMS Vacaciones > Caribe > Viajar a Cuba

La Habana

Cuba

“Más se perdió en Cuba” dice la canción, pero ahora se puede recuperar en un viaje a Cuba que permite zambullirse en una paleta de infinitos colores, playas interminables de arena blanca, un clima privilegiado y un ambiente que invita a mantener la sonrisa todo el día. Tus vacaciones en Cuba te llevarán a lo mejor de La Habana y Varadero, a ciudades coloniales y paisajes que te dejarán con la boca abierta. Viaja a Cuba, te está esperando.

Viajar a Cuba

>

Circuito México y Cuba de 14 días. Con guía en español, seguro de viaje, desayuno continental. Inicio del circuito en Ciudad De México. El viaje finaliza en La Habana.

Desde 1558 1658€

Itinerario de 14 días

Más información

Circuito Cuba Exprés de 6 días. Con guía en español, seguro de viaje, desayuno continental. Inicio del circuito en La Habana. El viaje finaliza en La Habana.

Desde 372 392€

Itinerario de 6 días

Más información

Circuito Cuba Esencial de 8 días. Con guía en español, seguro de viaje, desayuno continental. Inicio del circuito en Santiago De Cuba. El viaje finaliza en La Habana.

Desde 748 788€

Itinerario de 8 días

Más información

>

Viajar a Cuba

VaraderoLa HabanaMalecon - La Habana

En pleno Caribe Cuba es uno de los destinos predilectos para quienes buscan idílicas playas de agua cristalina y fina arena de coral aderezadas con paisajes verdes donde se cultivan las hojas que después se secan para hacer los auténticos habanos. Puros que reciben el nombre de una ciudad mágica, un trozo de Cádiz en medio del Caribe, con sones y colores que recuerdan a la alegría de su ciudad hermana. Cuba ofrece multitud de posibilidad, desde escapadas para disfrutar de una jornada de submarinismo a baños de tradición y ritmo concluyendo por memorables paseos por el malecón.

La Habana hace de punto de partida para conocer esta isla a la que el clima concede la gracia de una temperatura agradable todo el año. Quizás esta sea una de las causas que hace a los cubanos disfrutar de la calle y a los viajeros relajarse hasta el extremo. La Habana se comienza a conocer por sus cuatro plazas que hacen de puntos cardinales y centros de la vida: la Catedral, la plaza de Armas, la de san Francisco y la plaza Vieja son las referencias de un viaje a Cuba. Aquí se puede escuchar el ritmo de los timbales acompañados de canciones que invitan al baile.

Para playas Varadero es la meca, pero también Cayo Largo con kilómetros de arenales vírgenes donde no es difícil encontrar estrellas de mar tomando el sol bajo el agua. La barrera de coral sirve de refugio para peces y tortugas que se esconden al paso de los barcos en alquiler para dar un paseo por este rincón salvaje de Cuba. Un lugar para poner punto y aparte y dejar la mente en blanco.

En Cuba los destinos se precipitan en la agenda del viajero, pero si se tiene ocasión hay que hacer una visita a Trinidad, sumando Cienfuegos y Escambray. Desde la bahía a la montaña este trozo de Cuba ofrece multitud de paisajes y la posibilidad de zambullirse en la vida más pura de la isla. Las casas bajas de Trinidad dan paso a edificios coloniales magníficamente conservados, constituyendo una explosión de color, un crisol de experiencias que acercan a una Cuba alejada de las rutas turísticas, pero con todo el encanto del Caribe.

En el extremo oriental de Cuba se encuentra un rincón dedicado exclusivamente a la naturaleza: Baracoa. Su microclima montañoso junto al mar hace que esta región sea típicamente tropical, con lluvias día sí y día también, regando por doquier con arroyos y cascadas. Aquí la naturaleza es sobrecogedora y a solo unos kilómetros de Santiago de Cuba, una ciudad muy diferente, bañada de sol y con una agradable temperatura en cualquier época del año.
Casa de la trova cubana, Santiago de Cuba es un refugio para el ritmo y la fiesta. Su carnaval tiene fama mundial, aunque aquí parece que siempre fuera febrero por la alegría y algarabía que se forman en los corrillos callejeros de los que nacen los sones más calientes de Cuba.