Circuito Bus Andalucía, Marruecos y Portugal

Circuito en autobus de 13 dias, con todas las salidas garantizadas. Incluye visitas, hoteles de 4*/5* con desayuno buffet, 5 comidas y 6 cenas. Visitas y Ferry paso del estrecho incluido

Circuito en Bus Andalucía, Marruecos y Portugal

Magnífico circuito en bus por Andalucía, Marruecos y Portugal. Alojamiento en hoteles 4*/5* con desayuno tipo buffet y completo programa de visitas para disfrutar al máximo del recorrifo. Incluye guía de habla hispana todo el recorrido, 10 comidas, panorámicas con guía en Granada, Rabat, Marrakech, Fez, Sevilla y Lisboa y Ferrys para paso del Estrecho.

 

  • Alojamiento: Lisboa, Sevilla, Tanger, Fez, Erfoud, Boumalne Dades, Marrakech, Rabat, Granada
  • Visitas: Madrid, Plasencia, Fátima, Évora, Mértola, Monasterio de la Rábida, Gargantas del Todra, Ouarzazate, Ait-Ben-Haddou, Casablanca, Asilah

Desde 1515

ait ben haddo

Referencia de la oferta: 1015

Utilice este número cuando hable con un agente para facilitarnos un mejor soporte

Temporada 2017 - 2018
Temporada 2016 - 2017

Válido hasta Marzo - 2017

Ver Descripción del viaje
documentacionDocumentación necesaria

*La información contenida en el mapa es orientativa, pudiendo el organizador del viaje cambiarla según la necesidad.

hotelCiudades de alojamiento previsto.
fotoCiudades con visitas previstas
  • Un circuito muy emocionante, lleno de contrastes. Imperdible

  • El guía (Gonzalo) y chofer (Karim) del circuito de Marruecos considero que hicieron de la experiencia algo superior. El viaje 4 x 4 al desierto fue fabuloso todo lo planteado en esa experiencia. Muy atractivos los destinos propuestos y muy cuidado todo. En alguna ciudad hubiera sido bueno quedarse un día mas, incluso para que no fuera solo subir y bajar del micro todo el tiempo fundamentalmente en Marruecos No así en el resto del viaje donde sufrimos Del aire acondicionado frio EN INVIERNO estando mojados por permanentes lluvias. Se le pidió que pusiera calor y solo en un momento corrigió su decisión. El resto de servicios fueron correctos. El traslado del equipaje en el puerto al/desde ferry es una RIESGOSA EXPERIENCIA que deberían solucionar como lo tenían solucionado otros grupos por su empresa.

  • Un destino fantástico donde el guía Andrés hizo que lo fuera aún más. Los hoteles espectaculares, el desierto increíble y las ciudades sorprendentes. Auguro que programen un itinerario con estancias de más dias en Marrachech, Casablanca y Tanger para volver y poder disfrutar con más tiempo el norte de África. Un destino que me sorprendió,la amabilidad en la atención, su comida, su clima, sol permanente y cielos azul profundo. Espero nuevos circuitos para regresar muy pronto.

  • La guía Raquel fue excepcional,buen manejo de grupo,simpática y dulce,con buena información.

  • El circuito es excelente, especialmente en Marruecos, extraordinaria la experiencia.

  • excelente todo. Mala cordinacion en España

< >

Marrakech, también conocida como la Ciudad Roja, es la ciudad turística más importante de todo el país, y, probablemente, una de las que más de todo el continente africano. Esta ciudad no deja a nadie indiferente, pues supone una experiencia única para los sentidos y que, a buen seguro, hará que no se arrepienta de viajar hasta allí. Una vez se encuentre allí, debe saber que en la Plaza de Jamaa el Fna discurre la mayor parte de la vida pública de la ciudad. Resulta sorprendente ver como evoluciona el lugar conforme avanza el día. Así, por la mañana podrá disfrutar de multitud de espectáculos de acrobacias y con animales (monos, serpientes...), mientras que, al caer la noche, se llena de puestos donde disfrutar de la variada gastronomía de la región. Por otro lado, el Zoco de Marrakech es un entramado de calles llenas de tenderetes donde podrá realizar todo tipo de compras (ropa, comida, especias, etc.) y, de paso, disfrutar de otra de las típicas tradiciones de la ciudad: el regateo.

Fez es la ciudad más antigua de las denominadas Ciudades Imperiales de Marruecos y la segunda ciudad con mayor afluencia de turistas tras Marrakech. Además, es considerada como el centro religioso y espiritual del país. Sus barrios laberínticos, el ambiente medieval y el aire de misterio que inunda sus calles son algunos de los elementos que la describen, creando una atmósfera mágica y especial. Una vez allí, podrá disfrutar de un té en la Ville Nouvelle, realizar sus compras en cualquiera de los zocos que podrá encontrar, saborear la variada gastronomía marroquí a precios muy bajos y contemplar el trabajo de los artesanos.

Ouarzazate es una ciudad situada al sur del país, que es conocida con el sobrenombre de “Puerta del Desierto”, por su proximidad con el Sahara, aunque su significado literal en la lengua árabe es “sin ruido”. Debido a que en ella existen diversos estudios de cine, entre ellos, alguno de los más grandes del mundo, como es el caso del Atlas Studios, también es denominada como “El Hollywood de África”. Podrá disfrutar de un recorrido por las localizaciones donde se grabaron alguno de los mayores clásicos de la historia del cine como “La joya del Nilo” o “Los Diez Mandamientos”.
Erfoud está ubicada en el valle del río Ziz. Es una ciudad moderna y pequeña en el que podremos encontrar un palacio real y dos imponentes torres que dominan la ciudad: el Borj Sur y el Borj Este. Pero el principal atractivo de Erfoud es su mercado, donde, como curiosidad, podremos adquirir fósiles (de trilobites, por ejemplo) con millones de años de antigüedad, cuando la ciudad se encontraba cubierta por el mar. También supone el punto de salida para infinidad de excursiones por el desierto. Si acude en octubre, podrá disfrutar del conocido como “Festival de los dátiles”, una fiesta de origen bereber llena de colorido.

Casablanca, la ciudad que da nombre a la famosa película de Michael Curtiz protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, es la más grande de Marruecos y el centro administrativo y económico del país, situado en la zona oeste junto al Atlántico. Una vez allí, podremos visitar su puerto, uno de los más grandes del mundo. La Mezquita de Hassan II, a la que por cuestiones religiosas no podrá acceder normalmente, es una de las construcciones más imponentes de la región, junto a la Plaza de Mohammed V, que con sus grabados que recuerdan al arte andalusí, suponía la entrada a la ciudad y está presidida por una gran torre.

Tánger es una ciudad al norte de Marruecos, ubicada en el famoso Estrecho de Gibraltar, donde se entrelazan África y Europa. Se puede decir que tan sólo con poner un pie en esta urbe alcanza para advertir la influencia de culturas que posee al haber sido conquistada por fenicios, romanos, cartaginenses, portugueses, entre otros.
Es un destino exquisito por dónde lo mires. Se puede caminar tranquilo por las calles sin sentir el agobio que uno tal vez llegaría a sentir en Marruecos. La gente es muy cálida y tiene idea de cómo tratar al turista. Es considerada una ciudad, dentro de todo, segura, donde quizás haya carteristas, como en todas partes de mundo, pero no mayores inconvenientes.

La pronunciación de «Lisboa» es un sugerente adelanto de lo que la capital lusa tiene que ofrecer. Una ciudad unida al sur por dos impresionantes puentes bajo los que el Tajo se despide antes de bañarse en la mar. Mientras que al este maravillosas villas decoran playas y montañas en un idílico paisaje que lleva al visitante al reinado de Alfonso de Portugal y sus querellas con Castilla.

Lisboa de Oeste a Este

Lo primero que se identifica de Lisboa si se entra por mar es la Torre de Belem. Una construcción que hiciera de frontera con ultramar y que bien parece que quisiera navegar en busca de las tierras que conquistaron quienes salieran de su puerto. Precisamente junto a ella, cual proa buscando el Tajo, se alza un monumento en el que se identifican a los conquistadores portugueses.

Esta zona, como toda la ciudad, cobró protagonismo con ocasión de la Expo 98, rescatando un barrio dejado de las autoridades y abandonado por sus vecinos. En la actualidad el barrio de Belem es una visita turística obligada, de la que destaca el Monasterio de los Jerónimos. La iglesia del monasterio es de visita libre, pero para entrar en el resto del recinto hay que abonar entrada. Merece la pena descubrir la herencia religiosa tallada en el claustro y las estancias que conforman la obra.

El Puente del 25 de abril marca la frontera con el resto de la ciudad. En tranvía se puede recorrer la distancia que discurre entre el periférico barrio y la Plaza del Comercio.

Un valle para una ciudad

El centro de Lisboa ocupa el valle creado por un antiguo afluente hoy encauzado. De espaldas al río, a la izquierda, empinadas cuestas se pueden salvar en un tradicional funicular. Aunque para vistas las que se pueden observar desde el Elevador de santa Justa. El mirador está situado a 45 metros de altura y ofrece la posibilidad de tomar un café viendo atardecer sobre el Castillo de san Jorge.

Desde el mirador se tienen vistas de la Sé, la catedral de Lisboa. Siguiendo el trayecto de los tranvías se pasa ante el templo mayor que fue destruido durante el fatídico día de noviembre de 1755 en que un incendio destruyó la ciudad. Resquicios de aquel acontecimiento son posibles encontrar por muchos lugares. Sin embargo, el Castillo de san Jorge, gobernando la colina, quedó indemne del desastre.

El barrio de Alfama nos brinda miradores tras pequeñas construcciones de casas, tiendas típicas y tabernas donde degustar algunos de los sabores lusos. Lo mejor es dejarse perder por las calles de esta colina antes de volver al valle y buscar la Plaza de la Figueira. Esta y su adyacente son dos lugares idóneos para encontrarse con la idiosincrasia de los lisboetas.

CONSULTA DE PRECIOS Y RESERVA

1 SELECCIONE LOS DATOS DEL VIAJE
  • SELECCIONE TEMPORADA PARA CONSULTAR PRECIO

Otros viajeros interesados por esta oferta de viaje, también han visto