Circuito en Bus París e Italia

Circuito 9 días flexibles de París a Roma, conociendo Ginebra, Aosta, Rávena y Asís.

Circuito en Bus de Paris a Roma en 9 dias

Circuito en bus de Paris e Italia.

Si estás planificando tus vacaciones con antelación, necesitarás reservar un circuito que pueda garantizar su salida en el día elegido. En este circuito están garantizadas todas las salidas, por lo que es ideal para aquellos viajeros que eligen Paris como punto de inicio para conocer Europa.

DESTACAMOS:

Incluye traslado de llegada. Visitas: Paris, Ginebra, Aosta, Venecia, Ravena, Asis, Roma
Visita panorámica en: Paris, Venecia, Roma. Excursion: Versalles en Paris.

SMSvacaciones te lleva por Europa!

  • Duración: 9 dias
  • Alojamiento: Roma, Venecia, Aosta, Paris
  • Visitas: Asis, Ravena, Ginebra

Desde 775€ 721

Circuito en Bus de Paris a Roma en 9 dias

Referencia de la oferta: 234

Utilice este número cuando hable con un agente para facilitarnos un mejor soporte

*La información contenida en el mapa es orientativa, pudiendo el organizador del viaje cambiarla según la necesidad.

hotelCiudades de alojamiento previsto.
fotoCiudades con visitas previstas
  • Los guias, Fabio, Marcia, Paulo y Mikaela fueron excelentes y tenian todo muy bien organizado.

  • Nos mezclaron con personas que hablaban portugués, lo que derepente volvía algo aburrido la repetición de comentarios en los dos idiomas.

  • Nos encanto nuestro guía Juan Manuel y el chofer Francisco Leiva del 1 al 10 le damos un 12 ambos son lo máximo. Lúnico que no nos gusto fue el hotel de paris champagne nos fue FATAL sucio, sábanas sucias y con olor a cigarrillo y la atención de recepción pésima Cambien ese hotel lo antes posible

  • Me encanto el itinerario realizado, quizás una sugerencia es entregar mapas del metro de las ciudades donde se hospedan más días, además crear algún grupo en whatssap donde se controle mejor a los turistas, pues con solo informar que a las 5 o 6 de la tarde en la plaza X es el punto de encuentro no lo considero tan seguro para un turista, de ahí todo bien el servicio excelente :)

  • Organização, atenção e atendimento impecável. O roteiro peca um pouco nos trechos de ônibus, que às vezes são extremamente cansativos, talvez fosse mais interessante menos cidades, mas com maior tempo para conhecer cada uma. Em geral foi uma experiência maravilhosa, com certeza indicaria para qualquer amigo

  • EL GUIA DEL BUS DE PARIS, QUIEN EXPLICO EN LA VISITA PANORAMICA ,: FENOMENAL, COMO EL , NINGUNO. TAMBIEN GONZALO, MUY BUENO.

< >

Sobre París

París, un nombre tan pequeño para una ciudad tan grande. No importa cuantas veces se haya visitado París, siempre hay algo por descubrir. París es una ciudad de película que engatusa y enamora. Una ciudad que se puede disfrutar tanto de día como de noche. Una ciudad que nunca cansa al visitante.

Siempre hay una primera vez

Descubrir parís por primera vez es un rito iniciático que se puede comenzar en muchos lugares de la ciudad. Pero probablemente lo mejor sea comenzar por sus orígenes. Por la Ile de la Cité. La isla que el Sena atrapa y defiende como un cinturón de castidad guarda la virginidad de una moza. Es el escenario idóneo para comenzar a conocer la «ciudad del amor».

En París no hay que tener prisas. Lo mejor es escoger una de las cafeterías que surgen en torno a la Catedral de Notre Dame y dejarse acompañar por un sabroso crepe. Esta es una costumbre muy extendida entre los parisinos. Las sillas de las terrazas no se colocan enfrentadas, sino mirando a la calle. Lo que deja entrever la idiosincrasia de París. En la isla los sauces acarician el Sena mientras los barcos cargados de turistas recorren la columna vertebral de la ciudad. La Catedral y la Sainte Chapelle son las dos joyas religiosas de la isla. Junto a esta la Isla de san Luís también alberga sus propias joyas.

París no se puede acaparar de una vez. Hay que disfrutar cada detalle. Pararse en los puestos de libros de segunda mano que flanquean al Sena. Recrearse con los artistas locales que surgen por las calles más turísticas. Contemplar la magnificencia de sus parques, avenidas y museos.

Una ciudad para saborearla

Una vez superada la primera imagen de la ciudad, se puede comenzar a disfrutar del resto. Los grandes bulevares siempre son una opción. Pero el centro no se puede olvidar. Callejear por el centro buscando sus plazas y monumentos más representativos es una placer para la vista y para el olfato. Las numerosas cafeterías, pastelerías y «bistrós» que salen al encuentro hacen irresistible la tentación de probar los sabores parisinos.

En París hay centenares de rutas temáticas que atraviesan la ciudad. Multitud de opciones para todo tipo de turistas. Las rutas literarias son más populares, y de ellas la que recrea los pasos de Victor Hugo. No obstante, siempre se puede optar por los imprescindibles para llevarse un buen sabor de boca de París.

Italia, un gran lugar para viajar.

Italia es conocida popularmente como uno de los destinos de Europa más sofisticados. Abarca una superficie de 301.230 kilómetros cuadrados e incluye las islas de Cerdeña y Sicilia. Se trata de una península montañosa en el sur de Europa se extiende en el mar Mediterráneo, el punto más alto es el Mont Blanc, en el norte.

A pesar de diez años de lucha para estar unidos en el pasado, existen dos Italias Se conocen como el norte próspero y desarrollado y el sur agrícola y de menor desarrollo. Su polémica se produjo en un momento en que el Reino de Nápoles y Sicilia se encontraba en su punto más débil, mientras que el norte de la ciudad estaba en pleno apogeo.

Roma

Pasear por la historia

Roma, la ciudad eterna, sede y capital del mayor imperio conocido por el hombre. Roma es uno de los cuatro destinos más visitados del mundo junto a Londres, París y Nueva York. Una ciudad que no necesita presentación, cada rincón, cada calle, cada edificio ha sido testigo del esplendor de un imperio y de la decadencia de una era. Hay cientos de motivos para visitar Roma: su arquitectura, su historia, su romanticismo, su belleza…

Decir Roma es hacer referencia a su pasado. El imponente coliseo, donde gladiadores y fieras se jugaban la vida para entretener al pueblo, es un excepcional punto de partida para conocer la ciudad, sus rincones y sus leyendas. Imaginar las gradas llenas de gente ávida de espectáculo es un motivo suficiente para visitar la ciudad que fue el centro del mundo conocido. No muy lejos de allí el Circo Máximo fue el escenario donde perdieron la vida miles de cristianos. La ciudad que hoy en día es el centro de la Iglesia, fue la misma que la prohibió y luchó contra su proliferación. De aquí a las catacumbas, a las que se puede acceder desde varias iglesias, permiten recorrer el centro de la ciudad por sus entrañas en lo que constituye una red de comunicaciones y un cementerio para los seguidores de Jesús.

La vida de la ciudad se desarrollaba en el foro. Un lugar en el que se puede conocer cómo estaban distribuidas las casas de los antiguos romanos y cómo eran sus principales edificios. Pero Roma también es arte. Las iglesias cristianas de Roma albergan un museo de obras escultóricas y pictóricas sin igual. Pequeños y grandes templos distribuidos por toda la ciudad ofrecen en su interior maravillas que en su día salieron de los talleres de Rubens, Bernini, Miguel Ángel y cientos de artistas que son una referencia mundial hoy en día.

Pasear por las calles y plazas romanas es una experiencia que marca a todo visitante de la ciudad eterna. El Panteón, el Capitolio o la Fontana de Trevi, son algunas de las maravillas que dan encuentro a cada paso. Roma conforma un conjunto arquitectónico sin igual, al que se suma la Ciudad de Vaticano.

El Vaticano es una razón más para visitar Roma. Los Museos Vaticanos rebozan arte por todas sus salas, siendo la Capilla Sixtina la obra cumbre de conjunto. La Basílica de San Pedro y la plaza homónima son una visita imprescindible, un ejemplo mayúsculo del arte romano, un tesoro más de la ciudad.

Descripción de Venecia

Venecia es una ciudad evocadora. La meta de todo viajero. El portal de las melosas lunas de miel de novios de toda Europa. Una ciudad entre la tierra y el mar. Un destino que no deja indiferente.

Navegar con botas de agua

Hay dos modos de conocer Venecia: caminar o navegar. Venecia es una de las mejores ciudades para conocer a pie. La ausencia de tránsito rodado hace que los paseos sean tranquilos y placenteros. Basta con calzar unas botas de agua por si sube la marea, especialmente en entre noviembre y enero, y a caminar se ha dicho. Por las aceras que bordean los canales venecianos hay multitud de indicaciones para llegar a los lugares imprescindibles de la ciudad. Aunque lo mejor que le puede pasar al viajero que la visita es perderse por sus barrios. Por eso para conocer Venecia hay que estar dispuesto a andar.

Pero también se puede conocer Venecia navegando. Son centenares las tradicionales góndolas y «vaporetto» (autobuses de línea flotantes) que ofrecen sus servicios a propios y extraños para conocer Venecia desde sus aguas.

CONSULTA DE PRECIOS Y RESERVA

1 SELECCIONE LOS DATOS DEL VIAJE
  • SELECCIONE TEMPORADA PARA CONSULTAR PRECIO

Otros viajeros interesados por esta oferta de viaje, también han visto